3.3.5. ¿Qué recursos de financiamiento pudiesen estar disponibles para el control de la rabia canina?

Las fuentes de financiamiento para el control de la rabia canina pueden ser de orígenes muy diversos:

- Financiamiento gubernamental - Este generalmente puede ser mutipartita procediendo por una parte de los Servicios Veterinarios, otra parte del Ministerio de Salud y algunas veces cuenta con presupuesto de otras agencias dentro del sector de la salud pública. Una interacción y colaboración estrecha entre estos dos sectores, puede traducirse en el uso óptimo de los recursos. Ya que una vacunación masiva de perros llevada a cabo correctamente puede traducirse en un gran ahorro para el sector salud por la reducción en la demanda de los costosos productos biológicos y vacunas humanas. Por lo tanto, el diseño de mecanismos de financiamiento interministeriales que permitan integrar tanto al sector salud como al sector de salud animal podrían constituir mecanismos para lograr sostenibilidad y continuidad en los programas de control de la rabia. Debido a que los brotes de rabia pueden afectar tanto al turismo como a la vida silvestre , es posible conseguir financiación adicional a través de los Ministerios de Turismo y de Recursos Naturales. Muchos gobiernos disponen de fondos de emergencia para brotes inesperados. Si la rabia es una enfermedad de notificación obligatoria y como tal está sujeta a ciertas leyes y normatividades de jurisdicción nacional, entonces el gobierno debe asumir la responsabilidad de priorizar y garantizar presupuesto para su control y prevención. Consulte también esta sección para saber más detalles sobre los factores que determinan si una enfermedad debe ser de notificación obligatoria.

- Es posible que se pueda contar también con financiamiento de los gobiernos locales (estatales, departamentales o ayuntamientos).

- Empresas y apoyos locales

- Empresas y apoyos locales (farmacéuticas, alimentación animal y seguros para perros) pudiesen estar dispuestas a brindar apoyos a los programas de prevención y control de la rabia , ya sea de forma económica o bien aportando recursos materiales como alimentos, vacunas o medicinas).

- Otras organizaciones externas (por ejemplo, organizaciones internacionales y regionales de desarrollo, entidades internacionales de concesión de premios y becas, y otras) pudieran proporcionar apoyos para gastos específicos de proyecto o talleres, aunque es muy improbable que estuviesen dispuestos a financiar gastos operativos a largo plazo.

- Las ONG que trabajan dentro del ámbito del bienestar animal, la salud humana y la sanidad animal o la conservación de la fauna silvestre (según sea caso)

- Las universidades pudiesen aportar apoyo con recursos no financieros tales como infraestructura, mano de obra y expertos.

- Donantes privados

- Propietarios de perros - Los costos de la vacunación son comúnmente referidos por los dueños de perros en países de mediano o bajos ingresos. En varios países en los que el gobierno procura la vacunación masiva de perros, muchas veces se debe contemplar el proporcionar la vacuna gratuitamente o a un costo muy bajo con el objetivo de lograr altas coberturas de vacunación. Aquí podrá ver estudios en los que se comparan campañas en las que se proporciona la vacuna gratis, con las que cobran cuota de recuperación a los dueños de perros. Sin embargo, la voluntad de una comunidad para pagar por la vacunación debería ser medida de forma anticipada y también cuando sea posible se debe procurar que las campañas sean auto-suficientes mediante el cobro de cuotas de recuperación por el servicio otorgado.
Se pueden crear mecanismos para cobrar por la vacunación a los dueños de perros, ya sea mediante el cobro de registros, o por el establecimiento de un fondo comunitario o local para cubrir estos gastos (ver el ESTUDIO DE CASO FILIPINAS). El cobro de una cuota de recuperación podría ayudar a los dueños de perros a desarrollar un sentido de responsabilidad por sus mascotas, de forma que cuando el gobierno deje de subsidiar dichos gastos, los dueños estén motivados a pagar por los mismos servicios a un veterinario privado en los años subsecuentes. En muchos programas las cuotas de recuperación cobradas a los dueños de mascotas son usadas para pagar y de esta manera motivar a los vacunadores, más que para cubrir los costos para pagar por la vacuna.

- Financiamientos y apoyos de emergencia (situación de brote o de introducción en zona indemnes). La UE y el Reino Unido, por ejemplo, cuentan con planes de contingencia que incluyen paquetes financieros para dar solución a cualquier brote de enfermedad controlada o inexistente en la región. Posteriormente los gastos son mitigados con impuestos agrarios.

- Ayudas en especie - También se pueden ayudar ayudas en especie para reducir los costes de los gobiernos. El banco de vacunas para Asia de la OIE ha donado o subsidiado vacunas de alta calidad para varios países, ver aquí.

ONG = Organizaciones no gubernamentales
UE = Unión Europea
OIE = Organización Mundial de Sanidad Animal




Página anterior: 3.3.4. ¿En qué medida es una prioridad la prevención y control de la rabia y cuenta con una financiamiento seguro?

Página siguiente: 3.3.6. ¿Qué recursos son necesarios para establecer un programa de control de la rabia?





Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio |
Segunda versión; última actualización: julio de 2013