5.4.20. ¿Qué tenemos que hacer si se reintroduce la rabia en una zona tras un periodo de ausencia?

Haga clic aquí para descargar una versión en PDF de esta sección.

El principal objetivo ante cualquier brote de enfermedad es controlar la propagación de la misma. La rabia se puede propagar de forma muy rápida en una población no inmunizada a través de las mordeduras de perros enfermos, afectando de forma inevitable a la población humana. Si se reintroduce la rabia en una zona indemne, las estrategias de control deben dirigirse a eliminar la enfermedad para volver a establecer la situación de indemnidad.

Si se sospecha que se ha introducido la rabia en una zona (ya sea por parte de la comunidad o de los veterinarios o médicos), los Servicios Veterinarios y el Departamento de Zoonosis/Ministerio de Sanidad deben ser notificados inmediatamente para emprender la investigación y obtener la confirmación del laboratorio. Si se confirma el brote, debe iniciarse inmediatamente una respuesta operativa. Las estrategias de control elegidas deberían: (1) proteger la salud pública y animal; (2) minimizar los problemas de bienestar animal; (3) provocar los mínimos trastornos posibles en las comunidades locales, la industria del turismo y visitantes; (4) minimizar el riesgo para el público y (5) minimizar los daños al medio ambiente.

Esta sección ofrece recomendaciones sobre aspectos críticos de una respuesta operativa eficaz (véase el índice).

Implicación de todas las agencias relevantes


La gestión, el control y la eliminación de un brote requieren una respuesta rápida y coordinada entre varias agencias y sectores públicos y privados. Las siguientes deberían participar:

- Ministerios del gobierno (predominantemente los Ministerios de Agricultura y de Sanidad, pero también los de Defensa, Medio Ambiente/Turismo y Educación) asumiendo la responsabilidad de formular/revisar las estrategias de control en cumplimiento de las obligaciones jurídicas nacionales e internacionales y garantizar la participación adecuada de todas las partes implicadas del gobierno. Puede crearse un Centro Nacional de Control de la Enfermedad para garantizar la traducción de las nociones estratégicas en recomendaciones prácticas para las personas encargadas del control de la enfermedad a nivel operativo y para proporcionar la coordinación global.

- Socios operativos locales (autoridades locales, policía, veterinarios y médicos) que tendrán un papel fundamental en la aplicación y puesta en marcha de las estrategias de control de la enfermedad, incluida la aportación de recursos de contingencia (vehículos, equipo, edificios) y personal, así como el asesoramiento y formación a nivel local. A escala operativa podría crearse un Centro Local de Control de la Enfermedad para ayudar a coordinar y poner en marcha las actividades de control de la enfermedad.

- Organismos locales e internacionales de bienestar animalque proporcionen asesoramiento en materia de bienestar animal, inclusive métodos de sacrificio que puedan ser necesarios para el objeto de control de la enfermedad (como se describe aquí) y formación de representantes locales sobre el acceso a perros que son especialmente difíciles de manejar.

- Organismos internacionales (OMS, OIE, FAO y Comisión Europea) que pueden estar presentes en el país. Estos organismos son especialmente importantes para permitir que expertos reconocidos en el campo del control de la rabia ayuden a revisar las estrategias de gestión del brote.

- Medios de comunicación radio, televisión y periódicos nacionales y locales) que difundan información sobre la situación actual del brote, así como objetivos, medios y avances en la respuesta operativa durante toda su duración. Toda la información difundida debe ser autorizada por los Servicios Veterinarios y de Salud Pública nacionales.

Aquí se puede encontrar más información sobre estas agencias and their responsabilidades.

Recursos

Deben garantizarse los recursos financieros adecuados para gestionar el brote. Puede determinarse un presupuesto aproximado, utilizando las estimaciones existentes de diversas procedencias: haga clic aquí para conocer información adicional sobre costos de vacunación canina, estimaciones rápidas sobre tamaños de población canina, y costos del tratamiento post-exposición en seres humanos. La creación de un grupo de acción con representantes de los ministerios fundamentales puede ayudar a movilizar rápidamente los fondos necesarios. Haga clic aquí para obtener información sobre recursos de financiamiento que pueden estar disponibles, así como sobre otros recursos necesarios para crear programas de control de la rabia.

Identificación y concentración del personal

Los recursos necesarios deben incluir personal veterinario y médico debidamente formado, así como personal técnico de laboratorio para garantizar la rápida puesta en marcha de las actividades de investigación de brotes y medidas de control. Haga clic aquí para ver el personal que debe de estar disponible para realizar las actividades de control de la rabia canina y específicamente el personal para la vacunación canina. Si el brote no se puede controlar utilizando los recursos de personal existentes, debe reunirse un equipo de personal de emergencia (que incluya voluntarios) con las habilidades necesarias o que hayan recibido la formación adecuada. Debe organizarse la formación y capacitación del personal de trabajo de campo sobre procedimientos de captura/manejo seguros de perros, vacunación, embalado y envío de muestras al laboratorio por parte de las autoridades veterinarias como tema prioritario.

Vigilancia

Si aún no se han puesto en marcha medidas de vigilancia, deben introducirse de forma inmediata. Puede encontrar más detalles sobre cómo crear un programa de vigilancia que cubra casos tanto en humanos como en animales en el Plan Maestro de Prevención y Control de la Rabia. Estas medidas deben incluir:

- Rastreo del origen de la infección y forma y momento en el que entró la enfermedad ingresó en la zona.

- Rastreo de mordeduras de perro incluida la investigación del origen de probables exposiciones (animales agresores) e identificación y control de humanos y animales en riesgo de contacto . Esto es importante para limitar la propagación de la enfermedad y garantizar el tratamiento adecuado de las exposiciones humanas. Si los animales sospechosos (perros no vacunados que hayan mordido a una persona) pueden quedar confinados en instalaciones de retención apropiadas o en la propiedad del dueño (siempre que no haya riesgos de exposición accidental del dueño o de otras personas), deben observarse diariamente para detectar los síntomas clínicos de la rabia durante un período de 10 días, como se describe aquí. Los perros con manifestaciones evidentes de rabia y que hallan tenido contactos de elevado riesgo (es decir, expuestos a la mordedura o arañazo de un animal rabioso) deben ser sometidos inmediatamente a la eutanasia empleando técnicas compasivas, disponibles aquí. Si los perros sospechosos no se pueden someter a cuarentena y observar diariamente deben someterse inmediatamente a eutanasia. Los perros que no desarrollen síntomas clínicos deben vacunarse antes de su puesta en libertad y devolución a su dueño. Las personas expuestas deben recibir inmediatamente primeros auxilios y buscar asesoramiento médico (véanse las medidas de control).

- Recolección de tejido cerebral de animales sospechosos (muertos o sometidos a eutanasia) y rápida remisión a los laboratorios de referencia para su confirmación en laboratorio debe ser una actividad prioritaria. Lea más sobre los suministros necesarios para la recolección de muestras en campo, técnicas de recolección y toma de muestras, y requisitos mínimos para los laboratorios que realicen el diagnóstico inicial de la rabia, así como los suministros y los protocolos. Puede encontrar la información completa sobre el personal e infraestructura necesarios para un adecuado programa de vigilancia en la Sección 3 del Plan Maestro de Vigilancia de la Rabia. Determinar las características genéticas del virus puede proporcionar información adicional sobre el posible origen del brote. (En la Sección 4.6 del Plan Maestro de Vigilancia de la Rabia se indica qué tan detallada debe ser la información respecto a la identidad y especie del animal). Si la infraestructura local no es adecuada, los laboratorios internacionales de referencia, consignados aquí, pueden proporcionar su experiencia y recursos para llevar a cabo los análisis moleculares pertinentes.

JPEG - 32.6 KB
Fotografía cortesía del Proyecto contra Enfermedades en Carnívoros del Serengueti

- Definición clara de los procedimientos de notificación y comunicación (incluida la comunicación de los resultados de laboratorio a las autoridades locales) y posible establecimiento de un sistema de asistencia telefónica (24 horas). En la Sección 6 del Plan Maestro de Vigilancia de la Rabia se da un resumen completo de estos sistemas de comunicación.

Medidas de control y prevención

Entre las medidas para limitar la transmisión de la enfermedad y garantizar la protección de las personas deben encontrarse:

- Declaración de zonas/lugares infectados con claro establecimiento de los límites de estas zonas/ lugares infectados. Deben de colocarse señales de aviso en todas las carreteras en los límites de las zonas/lugares infectados, así como en otras fronteras como estaciones de ferrocarril, puertos, puertos deportivos y aeropuertos.

- Control de los movimientos de entrada y salida de los perros de las zonas/lugares afectados por la rabia para reducir las posibilidades de que los animales potencialmente infectados entren en contacto con animales susceptibles. Esto puede lograrse promoviendo a que los propietarios de perros confinen a sus mascotas y controlen sus desplazamientos a lugares determinados, como se describe aquí. Deben imponerse normativas estrictas contra la importación (ya sea por vía marítima o aérea) de animales cuya situación de vacunación sea desconocida, particularmente cuando proceden de zonas en las que es conocida la existencia de rabia.

- La forma más eficaz de reducir el número de animales susceptibles en una zona infectada es a través de la vacunación masiva e intensiva de perros (y gatos). Haga clic aquí para conocer por qué es recomendable incluir a los gatos en las campañas de vacunación.

JPEG - 44.5 KB
Fotografía cortesía del Proyecto contra Enfermedades en Carnívoros del Serengueti

Los programas de vacunación deberían ser el núcleo principal de la respuesta operativa y deben tenerse en consideración las siguientes recomendaciones:

  • Tener en consideración los recursos necesarios y proporcionar personal con la formación adecuada (consulte los recursos y personal necesarios).
  • Garantizar la adquisición de todos los suministros necesarios. Haga clic aquí para obtener la lista de necesidades. Es importante que se empleen vacunas de cultivo de tejidos con probada eficacia y potencia y de largo periodo de acción. Si la cantidad de vacunas disponibles es limitada, debe centrarse en primer lugar en zonas de mayor necesidad, comenzando con la vacunación en el lugar del brote y sus cercanías.
  • Debe alcanzarse una cobertura de vacunación adecuada (al menos 70%) de forma rápida y sostenida (por ejemplo, a través de la vacunación anual obligatoria). La estrategia más económica para lograr la vacunación de un número suficientemente grande de perros en un periodo relativamente breve es la de vacunación en punto central, que por lo mismo, es el método empleado más habitualmente. El uso de las estrategias más costosas, como la de puerta a puerta deben limitarse a aquellas zonas en donde abundan los perros que son particularmente difíciles de manejar y no se pueden llevar hasta los puntos de vacunación. La estrategia puerta a puerta será probablemente necesaria cada vez que la enfermedad entre a una nueva área, ya que los dueños de perros pueden no ser conscientes, en un principio, de la importancia de la vacunación. Haga clic aquí para saber más sobre los métodos y protocolos de vacunación canina.
  • Los perros intervenidos deben recibir algún tipo de marca temporal (haga clic aquí para obtener ejemplos) en el momento de la vacunación, de forma que poco tiempo después de la conclusión de las campañas se pueda determinar la proporción de perros vacunados utilizando técnicas sencillas (como se describe aquí).
  • En caso de brote, es especialmente importante proporcionar certificados de vacunación a los propietarios, a fin de pueder determinarse rápidamente el estado de vacunación de sus animales. Así mismo, el ejercicio de esta medida permitirá disponer de datos de contacto específicos de los propietarios de perros, los cuales se podrán registrar en una base de datos o registro central. Para más detalles acerca de la generación de una base de datos de vigilancia vea la Sección 6 del Plan Maestro de Vigilancia de la Rabia.
JPEG - 48.8 KB
Fotografía cortesía del Proyecto contra Enfermedades en Carnívoros del Serengueti

- Captura y retención de animales. Si no existen perreras disponibles localmente, deben de improvisarse instalaciones temporales de detención para confinar a los perros sospechosos provenientes de una zona afectada por la rabia. Haga clic aquí para obtener información sobre la gestión apropiada de refugios como instalaciones temporales de detención.

JPEG - 54 KB

- Bajo estas circunstancias no se debe enfocar al control de la sobre población canina desatendida, como parte integral de la respuesta operativa. En caso de ser necesario, y una vez que el brote esté controlado, se pueden llevar a cabo programas de manejo de la población (detalles aquí) y campañas para la tenencia responsable de animales.

- No se recomienda poner en marcha campañas de eliminación indiscriminada de los perros en confinamiento. Son ineficaces, impopulares y en un momento dado pueden incrementar el riesgo de la propagación de la rabia, ya que provoca que los dueños de los perros prefieran trasladar a sus animales fuera de las zonas afectadas a zonas potencialmente libres en las que no se esté sacrificando perros. También le resta tiempo y recursos a la vacunación canina, que es la forma más efectiva de solucionar el brote. El sacrificio debe reservarse únicamente a los perros sospechosos de tener rabia y a perros no vacunados expuestos a animales rabiosos (es decir, mordidos por perros sospechosos de tener rabia), siguiendo las recomendaciones publicadas, facilitadas aquí y aquí. Haga clic aquí para obtener más información sobre el sacrificio de perros.

- Garantice la provisión de suministros, incluyendo los productos biológicos para humanos (relacionados aquí) y la practique la inmunización profiláctica a tiempo (Profilaxis preexposición y postexposición) de:

  • Todo el personal con probabilidad de entrar en contacto con animales potencialmente rabiosos (por ejemplo, laceros y veterinarios o vacunadores que participen en el programa de control de la rabia en el campo).
  • Personas expuestas, incluidos los contactos de un caso sospechoso o confirmado de rabia canina o humana, contactos domésticos íntimos de pacientes sospechosos o confirmados por tener rabia y otros contactos que puedan haber estado expuestos al contacto directo con los fluidos corporales del pacientes con rabia desde la aparición de los síntomas clínicos de la enfermedad. La información sobre la profilaxis antirrábica humana puede consultarse aquí.

- Adopte acciones de comunicación estrategicas para proporcionar asesoramiento y sensibilizar a través de los canales establecidos. Esto es de especial importancia en zonas indemnes durante largos periodos de tiempo. Las campañas de sensibilización deben:

  1. Informar a las comunidades afectadas sobre las implicaciones de un brote de rabia para la salud humana;
  2. Proporcionar orientaciones sobre prevención de mordeduras de perros y tratamiento de mordeduras de animales sospechosos de rabia (incluido el lavado de las heridas y búsqueda de atención médica inmediata);
  3. Difundir información sobre la situación del brote, localidades directamente afectadas, medidas de control y restricciones aplicadas, incluidos los requisitos de cumplimiento (por ejemplo, vacunación obligatoria y reclusión de perros);
  4. Motivar a los dueños de perros en programas de vacunación para que lleven a sus perros a los puntos centrales, o proporcionar asistencia a los manipuladores de perros durante la vacunación puerta a puerta (por ejemplo, garantizar que los perros están disponibles o ayudar a los manipuladores/vacunadores);
  5. Proporcionar información sobre la ubicación de las instalaciones de retención de animales; y
  6. Proporcionar números de teléfono de contacto en caso de emergencias, para informar sobre casos o recibir respuesta a sus preguntas.

Esta información se puede difundir a través de:

  • Medios de comunicación masivos, como la radio, la televisión y los periódicos nacionales y locales. Con el objeto de establecer mecanismos de información sistemática a los medios de comunicación y difusión de información precisa al público, deben desplegarse medios de prensa en la oficina nacional de prensa, como fuente principal de información a los medios de comunicación/públicos. También deben considerarse los comunicados de prensa a escala nacional y local.
  • Personal médico y veterinario el cual debe estar preparado para asesorar a los miembros del público que denuncien animales sospechosos y/o exposiciones.
  • Material impreso/audiovisual de información y cartas. Deben distribuirse folletos sobre la rabia en cada casa dentro de la zona afectada y deben colgarse o pegarse carteles en tablones de anuncios públicos.
  • Publicidad de las campañas de vacunación apropiada. Haga clic aquí para conseguir algunas ideas.
  • Sitios Web públicos

OMS = Organización Mundial de la Salud
OIE = Organización Mundial de Sanidad Animal
FAO = Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura Animals
EU = Unión Europea
WSPA = World Society for the Protection of Animals (ahora World Animal Protection)




Página anterior: 5.4.19. ¿Cómo podemos evitar un brote de rabia?






Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio |
Segunda versión; última actualización: julio de 2013